Avisar de contenido inadecuado

¿SE PUEDE LEER CON MÚSICA?

{
}

Es casi frecuente que en alguna charla sobre el tema de la lectura, alguien me pregunte si se puede leer con música, o mejor dicho,  si se puede leer y al mismo tiempo oír un tema musical. Nuestro cerebro reacciona de diferentes formas y se podría presentar en algunos casos la posibilidad de que la lectura sea comprensiva y en otros, (en la mayoría), no.

Imaginemos a un joven que debe leer unas veinte páginas y hacer un análisis sobre el tema (para el día siguiente), pero en el departamento del costado hay una fiesta y la música llega con toda claridad y estridencia a su ambiente de estudio; entonces, la lectura va a depender más de su motivación  que del ruido musical en sí, pero definitivamente va a ser un distractor permanente y, por lo tanto, el proceso lector va a tener mucha interferencia y no va a resultar nada agradable. Algunas personas ante esta situación usan tapones de silicona en las orejas o se las arreglan humedeciendo el papel higiénico y se lo colocan como los tapones anteriores. Si bien el ruido no va a desaparecer en su totalidad al menos se reduce y se puede leer en mejores condiciones que en la situación ruidosa.

Leer es un proceso complejo que requiere de mucha concentración y escuchar una melodía  es otro proceso mental que también requiere concentración, entonces NO podemos hacer dos cosas al mismo tiempo porque genera  interferencias en ambas y quizá más en la lectura pues la desconcentración nos saca del foco de la comprensión. Además es claro que cuando leemos nuestros ojos perciben las imágenes de las palabras (como si fuese una fotografía digital) y esas imagen son llevadas a través del nervio óptico a la zona occipital del cerebro en donde millones de neuronas seleccionan, analizan, diferencian y procesan dichas imágenes para asociarlas con sus respectivos significados y acceder a la comprensión del texto. En el caso de la escucha musical ocurre algo parecido solo que la información auditiva es procesada por millones de neuronas en la zona temporal del cerebro, en consecuencia,  leer y escuchar son dos actividades diferentes y si realizamos una descuidamos la otra y,  generalmente, la lectura es la más afectada porque se cancelan los procesos de comprensión para dar atención y funcionamiento a la interpretación auditiva.

 Hay casos en que se utiliza una música de fondo que generalmente es instrumental (new age, clásica) y sirve más bien como limpiador de  sonidos desagradables, pues disimula estos ruidos y los distractores como el de las  bocinas de los carros, los gritos, las  conversaciones, etc., es como encender un incienso para disimular los malos olores del ambiente si fuera el caso. Este tipo de música tiene un carácter ambiental sin cambios radicales de ritmo y se prescinde de los instrumentos de percusión como la batería, tambores (salvo el piano) y, además, se escucha en un volumen bajo.

Otra situación es la de los estudiantes mientras leen colocan sus temas musicales favoritos y estos generalmente son cantados y en diferentes ritmos (para nada suaves). Ellos quieren leer, pero también quieren escuchar sus canciones favoritas, entonces en vez de "leer mientras escuchan música" lo que hacen es "escuchar la música mientras leen", por lo que la lectura pasa a convertirse en una actividad secundaria totalmente improductiva en la construción de significados, o sea, cero en comprensión. La música que escuchan los estudiantes están asociadas con una serie de emociones desde las más gratificantes hasta las más dolorosas por lo que el componente afectivo es el que lo aleja del tema lector y lo lleva al tema musical que genera una serie de recuerdos y estados anímicos en el ya no lector, sino más bien, en el melómano que quiso ser lector.

Los buenos lectores son capaces de monitorear su proceso lector durante la lectura (también antes y después), es decir, son conscientes de que están leyendo y más todavía de su comprensión. Si no comprenden el texto, inmediatamente buscan la causa y la solucionan y vuelven a iniciar la lectura. Por ejemplo, podría ser que no comprenden porque tienen al frente un plato lleno de bocaditos como pop corn, papitas, hojuelas de maíz o porque no han dormido sus horas necesarias y se muestran cansados, o porque la MÚSICA los distrae. El buen lector no sigue leyendo sino ha encontrado el supuesto distractor y busca  una solución inmediata pues de lo contrario, todo intento lector sería inútil.

Una señora me decía que su sobrino leía con música romántica de fondo y que ello no le había afectado para nada su comprensión, incluso me manisfestó que él ya era economista y estaba buscando trabajo; en conclusión señalaba que escuchar música era compatible con la lectura y como entenderán yo estaba encantado con esta declaración porque tumbaba una serie de hipótesis que tenía. Quise averiguar un poco más sobre este caso y le formulé una pregunta a esta honorable señora. Le pregunté si su sobrino tenía alguna producción textual o investigación científica en el tema económico ya sea un libro, folleto, artículo, conferencia o lo que sea, y también si era una personalidad intelectual en alguna materia económica y finalmente si escribía en algún diario, revista o en un simple blog. La respuesta fue: "Creo que no", y para mí fue una tristeza porque me había emocionado al creer que sí se podía leer y escuchar música.

 

Gracias por leer

 

Manuel

 

 

{
}
{
}

Comentarios ¿SE PUEDE LEER CON MÚSICA?

pues por ahi encontre un articulo q dice q leer con musica es un complemento en la herramienta de actividades cognitivas relacionadas con procesos especificos de aprendizaje y esto es lo que dice textualmente:

"El lenguaje y la música fueron considerados hasta la década de los noventas, completamente separados en los hemisferios izquierdo y derecho respectivamente. Sin embargo, recientemente la evidencia por neuroimagen y estudios del comportamiento sugieren que la música y el lenguaje natural, comparten las mismas funciones de la memoria operativa. La experiencia reportada para un estudio que agrupó 101 estudiantes universitarios reveló que la música conduce al progreso superior de la complejidad de la memoria operativa, se traduce en una mejor localización conceptual, mayor atención en las secuencias de memoria en la lectura, llamado “efecto Mozart”. El efecto Mozart aporta evidencia de que está en vinculación directa con IQ de los lectores. La investigación científica confirma que la lectura y la música en combinación potencian los procesos cognitivos de la memoria operativa".
obed candia obed candia 08/11/2011 a las 20:31
Claro que una cosa es leer con música de Mozart (no cualquiera sino son temas seleccionados) y otra es con música romántica, salsa, jazz, perreo, etc., y yo lo señalo en el texto de la siguiente manera:
" Hay casos en que se utiliza una música de fondo que generalmente es instrumental (new age, clásica) y sirve más bien como limpiador de  sonidos desagradables, pues disimula estos ruidos y los distractores como el de las  bocinas de los carros, los gritos, las  conversaciones, etc., es como encender un incienso para disimular los malos olores del ambiente si fuera el caso. Este tipo de música tiene un carácter ambiental sin cambios radicales de ritmo y se prescinde de los instrumentos de percusión como la batería, tambores (salvo el piano) y, además, se escucha en un volumen bajo".
Leer con otro tipo de música es usar la lectura como pretexto para escuchar no para comprender el texto; es como cuando comemos y al mismo tiempo vemos la televisión: nos centramos en la imagen televisiva y comemos sin saborear ni disfrutar el contenido de la comida.
Gracias por tu aporte
la verdad este tema me causa mucha curiosidad... Seré sincero, leí todo lo que encontré en esta pagina desde el texto en especifico como los comentarios... y lo hice escuchando música (electrónica experimental) lo hice con audífonos y con un volúmen medio, y creo que alcancé a entender la idea principal y sacar mis conclusiones... es un tema que genera mucha discrepancia, normalmente entre jóvenes y adultos, pero cualquier cosa que nos ayude a fortalecer como estudiantes y personas a la hora de aprender... pues bienvenido sea; saludos.
rafael celis rafael celis 01/12/2011 a las 09:22
Gracias por tu comentario, Rafael.  Lo que tú leíste son temas informativos con un lenguaje simple y sin complicaciones, pero si los textos fueran de estudio y más argumentativos pienso que tendrías que dejar los audífonos, pero respeto mucho tu opinión y nuevamente gracias por compartir tus experiencias.
Un abrazo
Cuando estudiaba psicología social había un tema sobre el ruido (bueno, ya que se habla de música llamémosle el sonido) donde creo recordar que la aparición de efectos negativos era más probables:
· Si no se tiene control sobre el sonido (no es elegido, sino invasivo).
· Si se tiene la sensación de que es innecesario (los ruidos relacionados con el trabajo son más aceptables que los de las fiestas).
· Si es intermitente (los golpes de una percusión distraen más que el sonido continuo de una sección de violines, la gota que va cayendo es más irritante que el sonido de una corriente).
· Si es impredecible (esto se parece a lo del control).
· Si está asociado con emociones negativas (gritos, llanto, golpes).
Me imagino que si uno tiene música porque quiere, está convencido de que le va a ayudar a leer, y el volumen y el contenido de la música no le pone alerta, el efecto de la música será mínimo, incluso como dices puede enmascarar otros ruidos del ambiente que podrían llegar a distraerte.
Juan Cruz Juan Cruz 04/01/2012 a las 09:07
Son las cinco de la mañana: está amaneciendo. Se escucha no tan lejos el canto militar de unos gallos, el trinar inocente de unas aves que despiertan y un ladrido nada serio de algún can que empieza a conciliar su sueño, y yo:  leo tu post y me inspiro en contestarlo mientras oigo algo de música chillout, aunque debo confesar que por momentos solo me centro en el ritmo intermitente de esta música y la disfruto con intensidad... y puedo seguir escribiendo y seguro que también puedo leer, pero me parece que potencialmente estoy reducido y atrapado por esta música que siento que armoniza con los sonidos del despertar.
Un abrazo, Juan
Manuel
Ahora mismo estoy releyendo la maravillosa obra de Tolkien, el Señor de los Anillos. La verdad, que en éstas obras, ya sea el silencio, el ruido o lo que halla a nuestro alrededor, no debería de importar, si realmente AMAS leer, y te entregas enteramente a la lectura, desde un principio. He leído tu comentario, y me ha faltado la "excepción", como comúnmente se define, aquello que sale de tus palabras, y de tu punto de vista. Personalmente, amo el silencio, pero también la música. Suelo alternar, y leer de vez en cuando, en silencio, y otras tantas veces, como en la mayoría, con música. [ No me doy cuenta de ello, eso es lo más curioso, al menos que llegue a un punto y a parte, muy, muy notable entre las páginas y sienta el segundo plano, como así lo llamas, como un "simple" fondo. ]

Amigo mío, la música es un manjar, un deleite para todo oído que sabe escuchar. Un buen lector dices? No lo creo tanto así. Vuelves a tu percepción.. de algo muy simple.. Veo tu anhelo de encontrar a personas que de verdad, sepan leer y escuchar al mismo tiempo, eso es lo único que leo y veo ahí, entre tus líneas mansas. Y ahora tal vez, creas que deliro, o que tengo alguna.. percepción más amplia, lo suficiente para deciros que no sólo sé leer, adentrarme en las líneas, y olvidarme del resto, si no, saber escuchar la canción, y decirte claramente por donde van sus notas, sus voces, y cuánto le queda por finalizar. 

Pero eso no es todo.. imaginaos el fondo musical, de cualquier clase, sobre todo, voces amplias, otras distantes, tonos musicales que se amplian, y otros se desvanecen.. tanto tambores, como bajos y guitarras, qué importan!, si al final, eres capaz de juntarlo todo y de crear tu propio espacio, entre las líneas que lees y de pronto, las imágenes se van sucediendo, y así pasa con las canciones, una a una, se interponen, hasta que todo es realmente increíble.

Ayer leía los maravillosos pasajes de la tierra de Lórien, en la Comunidad del Anillo, que ayer mismo lo acabé. Fue un néctar delicioso leer esos pasajes, degustar de cada palabra y descripción minuciosa del entorno y sus escondites, y tener de fondo, a lo alto, la suave voz de Amy, (Evanescence) recorrer los llanos, los ríos y tantas maravillas, con la canción melancólica de Forgive Me. No sólo la escuché y leí con fervor.. si no que de alguna forma, coincidí en lo que decía la canción, con aquello que los que habían pisado aquel bosque interno, dejaron correr del interior, como un caudal, de entre las maravillas de esa increíble descripción. Por un momento, llegabas a sentir, lo que ni el mismo escritor, pudo llegar a plasmar en palabras, sobre aquellos seres que pisaban esas tierras.

Confieso que soy amante de las buenas lecturas y de las buenas canciones. Porqué no mezclarlo todo? Que sólo sea uno solo.. Con eso basta para que sea más que maravilloso. No hay que cerrarse a lo común de éste mundo.. no lo hagas, te invito a que lo pruebes.
No te bases solamente en la lógica de la distracción, esa es la carta de muchos y a mi parecer, sigue siendo vaga. Si no, yo no estaría escribiéndoos.
Que hay del resto? Me habéis olvidado..
Un saludo, desde Argentina.
María María 07/09/2012 a las 22:42
Me gusta leer, pero también me gusta la música. Increíblemente tengo más CDs (+ de 5000 y un ambiente exclusivo con más de 8 equipos por componentes con 12  pares de parlantes y pienso adquirir un Marantz y otros JBL)  que libros. Creo que podría tener un nuevo blog y lo llamaría Amor por la Música. He leído muchas "obras literarias" con música de fondo, pero cuando son "obras científicas" que se caracterizan por un texto argumentativo, definitivamente se me hace difícil leer, o sea, analizar, relacionar, estructurar, sintetizar, asimilar, recordar y aplicar. Con los textos literarios no tengo problemas de interrupción musical porque cuando agarro el hilo del texto nada me distraye... ni el hambre. Tengo una predilección por escuchar música new age de todo el mundo y lo hago casi religiosamente a partir de la medianoche porque ya la ciudad duerme y después yo.
Aunque la literatura también posee muchos argumentos filosóficos, y no es del todo sencillo. A decir verdad, me cuesta mucho despegarme de la música, siempre que escuches a un volumen apropiado y adecuado que dentro de unas horas no vaya a dejarte aturdido. New Age, me encanta. Pero si escuchases rock en una plena descripción o en pleno combate, es una maravilla. 
María María 13/09/2012 a las 16:57
lei todo incluidos comentarios al ritmo de pink floyd con un volumen muy bajo pero lo hice por q tengo un poco de ruido externo. es muy relajante oculta los ruidos externos por lo q me concentro mas. pero al mismo tiempo es mi banda favoritaa por lo q hace q me distraiga un poco de mi lectura. pero esta distraccion comparada con la del ruido exterior es mucho menor. por lo q facilita mi comprension lectora. entonces concluyo q si hay silencio total es lo mejor para leer, y si hay ruido exterior molesto es mejor escuchar algo a bajo volumen en lo posible desconocido por q si lo haces con algo q te guste mucho o q te traiga recuerdos te vas a distraer . en lo posible silencio
auaiuaiq auaiuaiq 25/03/2013 a las 22:56
Yo leo los libros que me gustan con música de fondo, cada saga con su música y comprendo el texto perfectamente. Lo más curioso para mí es que cuando te acabas la saga, escuchas la música con la que has leído de fondo y te recuerda a la historia de los libros. También escribo un diario.
Santi Santi 03/07/2013 a las 09:23
Personalmente creo que se puede leer con musica de fondo siempre y cuando tenga los decibles adecuados para apenas percibirlo y si es una lectura que no sea de mucho analisis complejo.
Miguel Serrano brenes Miguel Serrano brenes 05/08/2013 a las 21:54
Pues la verdad creo que leer y escuchar musica es muy benefico mas cuando hay muchas distracciones molestas en el ambiente creo que uno logra mejor concentración claro esta a un volumen moderado, y no solo la musica clasica, yo escucho musica clasica como de vivaldi y paganini pero también logro la misma concentración escuchando metal pesado, me aleja de los ruidos de los niños pequeños o el televisor que tiene encendido mi madre, e incluso logro el mismo efecto leyendo temas complicados como libros de sociología o psicología
andres andres 14/08/2013 a las 23:12

Deja tu comentario ¿SE PUEDE LEER CON MÚSICA?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.