Avisar de contenido inadecuado

SE BUSCA UN NUEVO REY

{
}

El Rey  convocó a todos los jóvenes solteros de su reino para ofrecer la mano de su única hija llamada Boria. La convocatoria atrajo a cientos de muchachos deseosos de casarse con la bella princesa y heredar la corona del viejo rey.

Todos los casamenteros lucían hermosos y costosos trajes;  joyas de enorme valor que brillaban en sus manos, muñecas, cuellos y en sus vestimentas. El rey ordenó que se reúnan en el salón de juramentos porque les iba a decir algo.

-Estimados, súbditos, como sabéis he decidido otorgar en matrimonio a mi hermosa hija y quién sea elegido será mi sucesor inmediato porque tengo una enfermedad mortal que no me va a permitir vivir algunos años. Deseo que mi hija tenga un esposo inteligente y que mi reino sea gobernado por el hombre más sabio. Quiero que cada uno de ustedes me diga, ¿qué es lo que hace sabio al hombre?, y la mejor respuesta os hará rey y marido de mi hija.

Los jóvenes pretendientes empezaron a pensar y pensar, y según eran llamados iban dando las razones de sus respuestas . Habían desfilado ya más de doscientos  pretendientes y  ninguno de ellos había podido convencer al rey.

El enfermo y astuto monarca había escuchado respuestas que enaltecían la filosofía y a sus mejores exponentes de la antigüedad y de la Edad Media, también se habían referido a la astrología, física, química, botánica, literatura, historia, religión, economía, estrategias militares, etc., pero como dijimos esos temas tampoco satisfacían la inquietud de rey.

Al día siguiente siguiente terminó las entrevistas y nadie fue escogido para "gobernar" la vida de la princesa ni del pueblo. El rey decepcionado se dirigió a una de las ventanas del palacio para contemplar su querido reino del cual -según él mismo- pronto partiría por su extraña enfermedad; sintió ganas de llorar, de gritar, de maldecir, de quitarse la vida en ese mismo momento, pero de pronto se dio cuenta de que a unos diez o quince metros de su palacio donde había una gran plazuela, se encontraba un hombre  leyendo plácidamente un libro a pesar del infernal calor del mediodía.

El rey escoltado por sus soldados se dirigió al hombre que leía y mirándolo unos segundos le dijo:

-¿Qué estáis leyendo?, acaso no sientes que el Sol derrite tu cerebro.

El hombre respondió con mucha cortesía:

-Mi querido rey, no hay mejor actividad mental en la vida del hombre que supere el acto de leer. Leer significa darle sentido a nuestra vida porque a través de él podemos conocer el pasado y el presente y,  en consencuencia, nos da una visión amplia de lo que  vendrá en el futuro.

El rey, sorprendido, habló en un tono más tranquilo:

- Y, ¿desde cuándo lees?, buen hombre.

La respuesta fue casi inmediata:

- Desde pequeño...

Entonces, el monarca, levantando la voz dijo:

¡¡¡Ya tenemos un nuevo rey!!!

 

 FIN

 

 

{
}
{
}

Comentarios SE BUSCA UN NUEVO REY

muy exelente historia, le doy un 100!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


sergio sergio 09/03/2012 a las 16:30

Deja tu comentario SE BUSCA UN NUEVO REY

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.