Avisar de contenido inadecuado

¡¡¡No quiero leer La Divina Comedia!!!

{
}


La literatura es una sola, sin embargo, debido a su margen de lectores, hoy las obras literarias se clasifican en: literatura infantil (para niños), literatura juvenil (para adolescentes y jóvenes). Sin embargo, no se habla de la literatura que continúa, si hay literatura infantil, juvenil, ¿cuál es la sigue? Es que acaso da miedo hablar de una literatura adulta, acaso no sería lo más adecuado y lógico. En todo caso, llámesele con otro nombre: literatura mayor, literatura total, etc., etc.

¿Un chico de 15 años podrá leer, entender y disfrutar la lectura de La divina comedia?, ¿tendrá la capacidad para apreciar la belleza de los versos endecasílabos en cada uno de los tercetos con rima consonante?, ¿dispondrá de los conocimientos para identificar a más de medio millar de personajes que vivieron en diferentes épocas?, pues ¡No!, y lo mismo ha de pasar con otras obras que hoy se pretende que el alumno las lea.

No quememos las etapas de la literatura; una lleva a la otra y la última puede regresar a cualquiera de las anteriores, pero no viceversa; es decir, un adulto que haya pasado por las tres etapas podrá leer una obra de la literatura infantil o juvenil, sin ningún problema. Pero no pretendamos que alguien sin haber pasado por la literatura infantil dé un salto inmediato a la literatura juvenil o a la literatura mayor.

Desgraciadamente, en el Perú los alumnos de primaria reciben muy poca literatura infantil (se cree que Pinocho, Pulgarcito, La Caperucita, etc., son suficientes), de tal manera que cuando pasan al nivel secundario reciben como tarea la lectura de obras mayores, en consecuencia, empiezan a detestar y odiar la literatura y la lectura. No olvidemos que Perú es uno de los países más pobres en lectura a nivel mundial y la razón es tan fácil de señalarla: no se respetan las etapas de la literatura.

Entonces es hora que los profesores del nivel primario empiecen a leer obras infantiles y que vayan buscando títulos interesantes que estimulen la lectura, así mismo, los profesores del nivel secundario deben leer obras juveniles y tener una relación de títulos para recomendar. Si cumplimos con estas etapas, entonces, no sería nada raro que un alumno de los últimos años de secundaria empiece a leer a García Márquez, Bryce Echenique, Dostoievsky, Víctor Hugo, Homero, etc.

Conocer las competencias lectoras del alumno nos lleva a seleccionar la obra adecuada y -soy testigo de ello- ver cómo ellos cambian su percepción de lo que significa leer una obra y cómo en cada clase te piden un nuevo libro para leer.

Una jovencita, Laura,  de 16 años tuvo la gentileza de enviarnos este mensaje y lo reproducimos:

"Hola. He entrado en este blog por casualidad, y la verdad es que estoy completamente de acuerdo con esta entrada. Yo misma soy una adolescente, y me parece una estupidez el obligar a gente de mi edad a leer obras que ni siquiera entendemos. Obras que por muy buenas que sean no son adecuadas para la etapa que estamos viviendo. Hace un par de años, con 14 más o menos, nos obligaron a leer "El Quijote", y puedo asegurar que al día de hoy le tengo asco a dicha novela. Puede que si la hubiera leído con una edad más adulta me hubiera gustado, pero con tanto ansia de que leamos buena literatura consiguen que acabemos aborreciéndola".

Nadie puede negar, amigos, la  calidad tremenda de los clásicos, pero si  no los promocionamos en su debido momento, puede traer consecuencias lamentables que pueden dejar huellas en lectores potenciales;  en todo caso -muy a mi pesar-  busquemos las adaptaciones juveniles  de algunos clásicos y trabajemos con ellas.




Gracias por leer

Manuel Urbina

http://lecturatotal.blogspot.com
prolector@hotmail.com

{
}
{
}

Comentarios ¡¡¡No quiero leer La Divina Comedia!!!

A veces me pregunto por qué en otras épocas los niños de 12 a 14 años ya habían leído a los clásicos y a los grandes filósofos... Grandes escritores y científicos confiesan haberse pasado horas y horas en las bibliotecas de sus padres leyendo lo primero que encontraban sin pensar en si era literatura para niños o simplemente un libro interesante. Aunque la literatura contemporánea para niños es indiscutiblemente atractiva en lo que se refiere a las ilustraciones y a la presentación, desde el punto de vista formativo deja mucho que desear. No hablemos de las páginas web con contenidos para niños, en las que las ilustraciones son en su mayoría pueriles y sin gusto, y están plagadas de juegos de tiros, explosiones y demás tonterías, por supuesto, entretenidas. Pero me gustaría pensar en que aun hay lugar para que volvamos un poco la mirada hacia atrás, hacia los talleres renacentistas en los que los pequeños se formaban en un oficio, aprendían idiomas como latín y griego, y dejemos de asustar a los niños en lo que se refiere a leer a los grandes escritores de todos los tiempos. Todo depende de la manera en que les presentamos a los pequeños y a los jóvenes este tipo de libros... no todos tenemos la misma pasión por el conocimiento como para hacerlo. Pero una coa es una cosa y otra cosa es otra cosa.
li li 21/06/2010 a las 13:10
Tengo 32 años y me costó mucho acercarme a la buena literatura. Siempre me pareció un infierno leer. Por suerte tuve una profesora que nos hizo leer el Martin Fierro y el Matadero..y la odié. Lo cierto es que pasaron los años y hoy doy gracias a esa y otras que me hicieron leer cosas que no me gustaban y mucho peor que estaban muy lejos de mi realidad. La niña que envió el mail es eso "una niña" y los adultos (que muchas veces podemos equivocarnos) debemos acercar a los niños el Mejor compendio para toda la vida. Me parece bien que exprese su molestia, eso puede ser tomado en cuenta para mejorar la manera de presentarle la literatura. Existen muchas cosas que los niños y adolescentes viven y tampoco son adecadas para su edad (pero esto se lo dejo al grupo familiar) pero esta de moda. Aprender a usar la compu, internet, ir a bailar y otras cosas tienen onda, pero leer un clásico ¡que inútil! Mi hijo tiene 4 años, no lo obligo a leer, ni a mirar obras de pintores famosos. Pero mi casa tiene muchos libros, revistas, etc el me pregunta y no es el único, en el jardin hay otros niños. Coincido con "Li"
Dependen de nosotros los adultos como vamos presentando todo lo que hay en vida a nuestros hijos, alumnos...
Hacelo..peleate y finalmente reconciliate.
Debora Debora 15/11/2010 a las 04:07
En realidad sí que un adolescente puede leer la Divina Comedia ( yo lo soy, tengo 17 años y me la leí un verano de hace dos años). Lo que no se puede pretender és obligar a los adolescentes a leer ( porqué este tipo de obligación es la peor que hay) y pretender que de repente les guste la lectura.
La lectura es una cosa especial que lo tienes que descubrir por tí mismo, sin que nadie te influencie, y si eres un adolescente que te gusta leer y conocer la cultura no hay problema en leer la Divina Comedia o qualquiera otra obra de la órbita de obras maestras y entenderlas.
pol pol 24/05/2012 a las 17:34

Deja tu comentario ¡¡¡No quiero leer La Divina Comedia!!!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.