Avisar de contenido inadecuado

Internet revitalizó el hábito de escribir

{
}


Gracias al e-mail, la gente está redescubriendo la escritura

El e-mail y los chats volvieron a darle auge a la escritura. Hoy, muchas de aquellas personas que creían que el día que terminaran la escuela olvidarían para siempre los puntos y las comas, están ahí, frente a la computadora, lidiando con el teclado. Sin embargo, eso no quiere decir que el lenguaje esté a salvo: para la cultura del e-mail, los signos de puntuación y las mayúsculas no existen.



Por Bonnie Rothman Morris


De todas las revoluciones culturales que trajo aparejadas la nueva tecnología, la recobrada popularización de la escritura es, tal vez, una de las más contundentes. Hoy por hoy, parece, todos se dedican a escribir. El catalizador es el e-mail y también tienen algo que ver los chats en Internet. En mensajes y conversaciones electrónicos, millones de personas que pensaron que, al terminar el colegio, nunca más tendrían que precouparse por dibujar un punto y una coma, otra vez se pasan horas y horas escribiendo. "El e-mail es, básicamente, un redescubrimiento de la escritura. Cuando apareció, la gente no tenía una idea formada sobre el e-mail: lo consideraban útil y punto. Pero el juego verbal y la inventiva de la conversación oral lograron atravesar la barrera hacia el nuevo medio", dice Rob Wittig, director de Tank20, un sitio que publica ficción en la red.

Pero el e-mail y el chat quizá también simbolicen la muerte de los pilares que la sustentan: la gramática, la sintaxis, la ortografía y, llegado el caso y dada la naturaleza visual, estenográfica, hipertextual del medio, posiblemente, incluso, también de algunas palabras. Y como sucede con toda revolución cultural, los artistas de la época, finalmente, se apropian de los cambios. Un e-mail típico no tiene las comas ni mayúsculas y está lleno de errores de ortografía (algunos, deliberados; la mayoría, no). Hay muchos espacios en blanco porque la tecla de retorno funciona como puntuación. Las siglas y los dibujitos, llamados glifos, transmiten ideas e impresiones. La libertad que está implícita en la transgresión de las reglas gramaticales podría ser lo que dio lugar a la revolución del e-mail y del chat, dando rienda suelta al escritor que todos llevamos dentro. No tener que obedecer reglas gramaticales, podrían decir los que visitan un chat room, los hace :).

Pero, ¿en qué consiste exactamente la escritura en un e-mail o en un chat? "El e-mail es una enorme pérdida de tiempo, pero muy divertida", dice la novelista Annie Dillard, cuyo libro "The Writing Life" sugiere que el escritor tiene la responsabilidad de escribir lo mejor posible. Dillard no niega que el e-mail facilite la comunicación entre la gente, pero agrega: "Escribir per se no es ninguna virtud. Es como el peloteo en el tenis. La pregunta es '¿Se puede hacer un buen tanto?'". Algunos escritores que todavía creen en la importancia de asuntos tales como la etimología, la ortografia y la gramática dicen que el hecho de que más gente escriba más seguido no puede sino favorecer la marcha de la literatura misma. "Todo lo que elimine el miedo a escribir tiene que ser saludable", dice William Zinsser, que enseña escritura en la New School University de Nueva York, cuyo libro "On Writing Well" es una biblia para una generación de escritores ávidos de consejos para producir una prosa limpia y fluída. "Lo que el e-mail le devolvió a la gente es su derecho natural a comunicarse con otra persona a través del papel, sin todas esas inhibiciones que les impusieron los sistemas escolares".

La facilidad de escribir en Internet también puede estar generando toda una legión de posibles escritores. Según el punto de vista de cada uno, esto puede ser bueno o malo. Los defensores de la escritura electrónica dicen que, además de liberar al escritor interior, el e-mail y el chateo favorecen una nueva ola de alfabetismo. "Los que no escribían cartas ni leían libros ahora tienen a la textualidad como parte de su experiencia diaria", dice Scott Rettberg, director ejecutivo de la Electronic Literature Organization, un grupo formado para promover la literatura online. Rettberg dice que, como resultado, se está desarrollando un nuevo lenguaje, y como todo fenómeno de Internet, está evolucionando rápidamente. La ensayista, novelista y cuentista Cynthia Ozick, en cambio, piensa que la velocidad y la facilidad que permite una computadora no ayudan a cambiar el lenguaje sino, más bien, a atrofiarlo. Escribir en la computadora, agrega, priva al autor del tiempo necesario para reflexionar. Y eso la desilusiona. "Al principio, fue pura excitación: vamos a ingresar a una era similar a lo que fue la gloriosa era epistolar del siglo XVIII. Y fue cierto: hoy tenemos una era de epístolas, pero sólo consiste en gruñidos", dice la escritora.

Sin embargo, se vislumbra un claro en el horizonte para aquellos que temen la pérdida del lenguaje, la gramática, la ortografía y, con ellos, de la prosa fluída; incluso en el universo del e-mail y del chat. Es una de las razones más antiguas para escribir con esmero: las cartas de amor. "En el período isabelino, poder escribir un poema o una carta muy sofisticada era una herramienta básica de seducción, a tal punto que el éxito de las cuestiones del corazón dependía de la capacidad de escribir realmente bien. Lo mismo es válido hoy", dice Wittig, y después predice que, en 10 años, los mejores intercambios amorosos que se producen hoy terminarán siendo publicados y disfrutados como literatura. En Internet, por supuesto.

(c) The New York Times, 2001

Traducción de Claudia Martínez

{
}
{
}

Deja tu comentario Internet revitalizó el hábito de escribir

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.