Avisar de contenido inadecuado

"INGRESÓ EN LA UNIVERSIDAD" O "INGRESÓ A LA UNIVERSIDAD"

{
}

Es muy usual escuchar frases u oraciones como: "Ingresó a la universidad", "ingresamos a la discoteca", "había ingresado otra vez al colegio", etc., pero lo curioso es que hay "correctores con mucha experiencia y sin ella" que suelen dar cátedra del buen hablar e inmediatamente suelen hacer la "corrección" y, entonces, proclaman a todo pulmón: "No se dice ingresó a, sino ingresó en" porque el complemento de lugar exige la preposición "en" de acuerdo a las normas de la lengua española, bla, bla, bla...

Debe quedar claro para los que fungimos de correctores de que el habla no es impuesta por los miembros de la Real Academia Española, sino es impuesta por los mismos usuarios o hablantes del castellano sean de donde fueren y la RAE lo único que hace es legalizar ese uso hasta que nuevamente sea cambiado, si fuera el caso. De tal manera que en España se suele emplear la preposición "en" en los complementos de lugar, pero en Perú y en la mayoría de los países latinoamericanos se prefiere "a", por lo tanto es correcto decir: "Ingresó a la universidad", "ingresamos a la discoteca", etc.

En conclusión debemos entender que la forma correcta de hablar una lengua está en función de la norma que adopta una comunidad lingüística y sí aún no está "legalizado" por la RAE ello no le quita su funcionabilidad. Recuerdo que un gran amigo solía mandar a hacer planas a los alumnos que le decían "profe" en vez de profesor: "No debo decirle profe a mi profesor". Su argumento era porque no estaba permitido y yo le enseñé un diccionario en donde la RAE aceptaba "profe" como variante de "profesor". Es más, le dije que el término "profe" indicaba afecto, confianza y hasta admiración, y no se podía condenar ello, por el contrario, era una forma de establecer empatía con los incomprendidos alumnos.

Gracias por leer

Manuel Urbina

htpp://lecturatotal.blogspot.com

{
}
{
}

Comentarios "INGRESÓ EN LA UNIVERSIDAD" O "INGRESÓ A LA UNIVERSIDAD"

Estimado Manuel: Estuve leyendo sus anotaciones. Si bien algunas de sus afirmaciones son ciertas (como por ejemplo que los cambios lingüísticos son producidos por los usuarios de la lengua y que luego la RAE los admite como válidos), creo que es importante tomar conciencia( y, sobre todo, hacerles tomar conciencia a los alumnos)que hay una diferencia sustancial entre la lengua cotidiana y la lengua formal o estándar. Esta última es la que la escuela debe promover y  enseñar porque, mal que les pese a muchos, el no hablar o escribir siguiendo las normas que la RAE fija para todo usuario de la lengua española, sea del país que sea, llegado el caso o el momento, es motivo de discriminación  intelectual. Muchos jóvenes,  recién terminados sus estudios secundarios, van a buscar su primer trabajo y he aquí que son descalificados porque escriben con faltas de ortografía y sin seguir las normas .Es que, pobrecitos, les han tocado en suerte docentes que, a veces solo por el afán de ser populares entre sus alumnos (pobres incomprendidos), o por demagogia o porque realmente no están capacitados para  enseñar) no le han dado importancia o han descalificado sistemáticamente el uso formal de la lengua. Usted, en su casa,  entre amigos o en cualquier situación informal, podrá hablar y escribir como quiera. Pero en una situación formal, las reglas y formas de escritura que marca la RAE deben ser aplicadas. Hacer lo contrario, muchas veces, puede  dejar fuera del mercado laboral a muchos jóvenes (y adultos). Y resulta que esos puestos son ocupados  por gente que tuvieron la suerte de tener docentes que fueron exigentes  cuando debieron serlo. Pero nada es casual.
Atentamente: Mara
mara5 mara 19/04/2008 a las 00:13
Hola, Mara:

Gracias por tus palabras y por tus opiniones que con justa razón no tienen por qué concordar con las mías. Te cuento que cuando tenía 25 años era muy pegado a la norma estándar y era para mí una especie de religión ser docente de Lengua y seguía hasta con fanatismo lo que la RAE decía. De tal manera que si alguien decía "está de acuerdo a las normas", yo intervenía y decía: "No sé dice de acuerdo a, sino de acuerdo con" y justificaba mi actuar nombrando a la RAE que "limpia, fija y da esplendor". Luego cuando fui conociendo un poco más a los  usuarios de mi comunidad lingüística me di cuenta que otra era la realidad y que esas correcciones no eran significativas (no ayudan en nada, salvo a lucirse) puesto que la norma la ponía mi propia comunidad y no íbamos a esperar que la RAE diera su bendición para poderlas usar.  Además, el fin supremo de una lengua no es hablar bien, sino el podernos entender para que la comunicación sea efectiva.
Ahora que estoy empezando los 40 mi enfoque, lógicamente, es distinto y un poquito más reflexivo, por ejemplo eso de hablar y escribir  como te dé la reverenda gana, pero que si lo haces en una situación formal debes respetar las sacras normas de la RAE me parece sencillamente un acto de hipocresía; claro que hay niveles del lenguaje, pero quién conoce las 4,768 normas de la RAE como para decir que conoce el lenguaje para usos formales, pues solo bastaría que sea el estándar que conoce. Por otro lado, qué suerte tienen en tu país los jóvenes que pueden conseguir trabajo tan solo por saber ortografía y tildación; aquí en Perú hay otros requisitos para darles trabajo, pero qué bueno por ustedes y ojalá primara ese criterio por estas tierras: seguramente entonces estaría de acuerdo contigo y mi posición sería otra y como tú dices "nada es casual".
Gracias, nuevamente y hasta pronto.

Manuel 
Qué reverendos disparates dice este señor Manuel!. Y digo señor porque de ninguna manera parece un docente. Escribe muuuuy mal y entiende peor.
Laura 27/04/2008 a las 03:52
Estimado Manuel: He leído su respuesta a mi comentario. Y discúlpeme que sea tan directa: usted ¿comprende lo que lee? En primer lugar, no existe “la norma estándar”, tal como usted lo menciona, lo que sí existe es la lengua estándar o formal, que es otra cosa.
Las normas son reglas y no son estándar. Tampoco ayudan a lucirse, para eso no fueron creadas, no sé si sabrá. Y menos aún usarlas es un acto de hipocresía. Esta afirmación es sencillamente la máscara detrás de la cual esconder el desconocimiento, inadmisible en docentes a cargo de transmitir un saber.
Por otra parte, lo que digo (y parece que usted no ha comprendido) es que saber escribir sin faltas de ortografía (y no agrego “y tildación”, como usted, porque la tildación está comprendida dentro de ella… no sé si sabrá ) de por sí solo no es un saber que garantice poder conseguir un trabajo, pero sí es un conocimiento indispensable para muchos de ellos, como en todos los que se requiera el uso de la palabra escrita.  Es más, tómese el trabajo de leer los requisitos que se piden   y  podrá comprobar que esto es así. En mi país y en muchos otros. Sostener lo contrario sí es un acto de hipocresía e ironizar al respecto es, lamentablemente, una muestra más de desconocimiento. Pero nada es casual. Obviamente que si se va a dedicar a cualquier trabajo de tipo manual donde no necesite desplegar ninguna capacidad intelectual, nadie lo va a tener en cuenta.
En mi país, afortunadamente, todavía hay docentes que están  muy  capacitados  no solo para enseñar  las  normas de la RAE ( que no son tantas, aunque para algunos, evidentemente,  una hormiga  parece un dinosaurio) sino  también para entender que el conocimiento  no tiene por qué estar sólo en poder de una elite, sino que todos, sea de la condición que sea y provenga del estrato social del que provenga, tienen derecho a apropiárselo. Pero, claro, siempre que haya docentes capaces de enseñarlo.
Gracias y hasta pronto: Mara
mara5 mara 27/04/2008 a las 04:44
Hola, Mara:
Discúlpame que te conteste un poco tarde, pero estamos en evaluaciones y tú como profesora comprenderás que tenemos algunas actividades que realizar y ello requiere  tiempo. En relación a la pregunta que me hiciste, “si comprendo lo que leo”, debo responderte que trato en lo posible; pero, definitivamente, no lo hago a tu manera porque veo que tú solo tratas de comprender los temas lingüísticos que crees conocer  y no sé cuánto disfrutas al decir: “No existe la norma estándar… lo que sí existe es la lengua estándar o formal”, “y no agrego y tildación, como usted, porque la tildación está comprendida dentro de ella… no sé si sabrá”,  (¡Ah, pero qué iletrado eres!), y lo dices con tanta autoridad que dan ganas de creerte, pero te invito a leer a algunos especialistas en el tema como César Hernández Alonso, que presentó una excelente conferencia sobre la norma que debemos enseñar,  en el II Congreso Internacional de la Lengua Española, en Valladolid, y en ella encontrarás el término “norma estándar” por lo menos una docena de veces. (Podríamos hablar mucho sobre la norma y sus variedades, pero eso es otro tema). Te decía que tú solo tratas de comprender los temas lingüísticos porque en mi primera contestación te explicaba mis razones –muy personales-  por las que no soy seguidor de esas normas que buscan imponer sus reglas a como dé lugar sin entender el dinamismo intrínseco de las lenguas. Yo solo te daba mi punto de vista, pero veo que eso para ti no tiene valor y si es así entonces para qué conversamos si no podemos respetar las ideas del otro. Me pareció que tus argumentos más sólidos están en  el hecho de buscar los errores lingüísticos y darle allí y no usar  argumentos basados en la reflexión y el análisis crítico.
Por otro lado, es verdad que la tildación es un tema que constituye uno de los elementos de  la ortografía, pero ello no me impide expresarme como lo hice ya que mi intención –no sé si esto tendrá valor para ti-  era resaltar lo último,  que es en donde más errores se cometen, ¿acaso no podemos ser redundantes ocasionalmente para enfatizar un punto?, estimada Mara. He leído en autores importantes (según la Escuela de Praga son ellos los que marcan la pauta para la Norma) expresiones redundantes como: completamente seguro, el día de hoy, vimos un animal grande y enorme, ya existente, garantía absoluta, partitura musical, etc.,  y ello –gracias a Dios- no me ha enfadado, ni enfada a los lectores.
Somos de dos países hermanos, pero con grandes diferencias culturales y ello quizá  no me permitió entenderte y viceversa, razón por la cual te ofrezco mis disculpas sinceras ya que no hubo la intención de molestarte. Por ejemplo, si la ortografía fuese un requisito para conseguir un trabajo intelectual aquí en mi país, te aseguro, Mara, que no habría trabajadores porque la gran mayoría  escribe mal, lo cual –deseo entender- no ocurre, en las mismas proporciones, en tu país y me alegro por ello. También deseo entender que cuando decías: “…entre amigos o en cualquier situación informal, podrá hablar y escribir como quiera. Pero en una situación formal, las reglas y formas de escritura que marca la RAE deben ser aplicadas…” , te referías a que el dialecto argentino al tener características tan marcadas como el voseo, la pronunciación grave en los verbos esdrújulos, el cambio morfológico de algunos verbos, etc., diferían notablemente de la norma. Si este es el caso, tienes toda la razón, pero no es el caso de nuestro dialecto limeño en el que nosotros no tenemos que hacer cambios tan radicales; por ello, Mara, creo que no pudimos comprendernos porque estuvimos descontextualizados, y, aprovecho esta ocasión para retirar lo que dije anteriormente de tu comprensión, puesto que me pareces una persona muy inteligente solo que un poco picona  (entrada 19 del infinitivo “picar”).
Reconozco que la ortografía es importante, pero su enseñanza no puede estar orientada solo a través de  reglas y reglas que, como te decía, no generan un aprendizaje significativo (aquí en mi país ese método que aún se emplea en la mayoría de escuelas, no ha dado resultados) y, por el contrario, generan un rechazo total que compromete a los cursos de letras. Soy partidario de la enseñanza de las normas a través de la lectura de obras literarias y de otros temas de interés de mis alumnos, y ello me da cierta autoridad para decir que cuando los estudiantes desarrollan habilidades lectoras mejoran notablemente su ortografía, su comprensión, su hablar y ese gusto por la lectura (que tanto falta en mi país).
Un abrazo y será hasta otra oportunidad.
Manuel
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
Anónimo Anónimo 09/08/2008 a las 05:03
Hola colega.
                           Los artículos y opiniones sobre la lectura y la ortografía  que presenta en su blog me parecen muy interesantes ya que está acorde  con las necesidades e intreses de los niños y jóvenes de ahora. 
Lo invito a la Institución Educativa donde trabajo para que nos comparta sobre sus técnicas, estrategias y metodologías acerca de la escritura creativa. Por favor le agradeceré .
Mi telefono es 5243270.

                           
               
DINA FUENTES CHAVEZ DINA FUENTES CHAVEZ 09/08/2008 a las 05:19
Hola, Dina:

Gracias por el comentario que haces al blog y con mucho gusto acepto esa propuesta para intercambiar nuestras experiencias sobre el tema de la lectura y la escritura que es el talón de Aquiles de nuestra educación y que requiere de una intervención inmediata;  por nuestra parte, de tipo académica y práctica.  Hace unas tres semanas tuve la oportunidad de participar con una  ponencia  sobre "La importancia de la fluidez lectora en los procesos de la comprensión    de textos" en un congreso internacional  de comprensión lectora y vimos que el problema está muy generalizado en América Latina, salvo Cuba, y nuestra labor como docentes e investigadores  no solo  debe ser un cuestión declarativa, sino interventiva.
Bueno, te   estaré llamando para conversar personalmente.
Un abrazo

Manuel
Los  Olivos - Lima
hAY QUE HABLAR COMO MEJOR NOS DE LA GANA Y CON TAL QUE ELLO NOS PERMITA ENTENDERNOS Y PUNTO NO SE PORQUE TANTO SE PELEAN SI ES ASI O ASA
KINTO KINTO 18/02/2009 a las 15:22
Estoy de acuerdo con lo que dices porque en esencia la comunicación es eso: un proceso entre un emisor y un receptor que intercambian mensajes mediante uno o más códigos. En  nuestro caso la lengua castellana es el código y si los sujetos del diálogo se entienden es porque el código cumple su función.
Manuel

Deja tu comentario "INGRESÓ EN LA UNIVERSIDAD" O "INGRESÓ A LA UNIVERSIDAD"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.