Avisar de contenido inadecuado

LA HORTOGRAFIA EN EL KOLEGIO

{
}

Hoy se sabe que nuestros niños leen muy poco y escriben peor. Cuando se habla sobre este tema aparecen muchos culpables: el hogar del alumno, su colegio, el Estado, la comunidad, el gobierno de turno, los gobiernos anteriores, y un poco más incluyen a la selección de fútbol.

Lo evidente es que el niño aprende el proceso de la lectura y escritura en el colegio, entonces ¿seremos los profesores los principales responsables de esta tragedia nacional?, pues veamos:

-Acaso los profesores no convertimos la hoja del cuaderno donde el niño nos presenta su composición -emocionados al comienzo-, en una hoja llena de cruces rojas que indican que está mal... y aún peor, algunos desalmados profesores, escriben la tilde que faltó colocar con una raya de diez centímetros o más que incluso traspasa la hoja.

-Acaso los profesores de los primeros grados no creemos que la ortografía es la esencia del curso de comunicación, como si el requisito para comunicarnos a través de la palabra escrita fuese el tener una perfecta ortografía cuando se tiene 6, 7, 8, 9..., añitos.. Esto es como si un niño de dos años que está aprendiendo a hablar dijese "pátano", "maiposa", en vez de "plátano" y "mariposa", y que su mamá o papá lo reprenda y le ponga mala cara por "haber hablado incorrectamente". ¿Qué crees que pasaría en el bebe? Pues, la respuesta es que nunca más va a querer hablar, salvo un sí o un no.

-Acaso esta frustración no es lo que les ocurre a los niños cuando se le corrige con reglas que ni el mismo profesor las conoce a profundidad, y que no es lo esencial en la escritura porque la verdadera esencia es la capacidad comunicativa, lo otro es el cascarón que poco a poco se va internalizando como consecuencia de la práctica que resulta ser el mejor método de aprendizaje. ¿Tendrá deseos de escribir el niño en el futuro?.

-Acaso los profesores no usamos las amenazas y chantajes para que el alumno aprenda la reglas ortográficas. El alumno, claro que las aprende, pero maldiciendo y odiando a todo aquello que implique palabras impresas. ¿Tendrá ganas de leer en el futuro? Al respecto, Gabriel García Márquez , en el Primer Congreso Internacional de la Lengua, en 1997, dijo: "Jubilemos la ortografía, terror del ser humano desde la cuna: enterremos las haches rupestres, firmemos un tratado de límites entre la ge y jota, y pongamos más uso de razón en los acentos escritos, que al fin y al cabo nadie ha de leer lagrima donde diga lágrima ni confundirá revolver con revólver. Y que de nuestra be de burro y nuestra ve de vaca, que los abuelos españoles nos trajeron como si fueran dos y siempre sobra una". ¿Por qué lo habrá dicho, no?
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->
-Acaso no sabemos los profesores que esas benditas reglas cuando son excesivas en vez de ayudar al estudiante, lo confunden y complican el nivel ortográfico que tanto les a costado conseguir. ¿No sería mejor que el alumno aprenda las reglas ortográficas a través de la práctica misma? ¿Escribir sus vivencias, sus sueños, sus deseos, la forma cómo nos ven, etc., no sería más productivo? ¿Aprender a escribir no sería mejor si escribe libremente y sin tensiones como si se debe colocar una "s", "c","z", "x"?

- Acaso los profesores no nos hemos olvidado de leer delante de nuestros alumnos y comentar con ellos sobre el autor, el tema, si es interesante, y usarlo como una fuente de motivación permanente. ¿Cuántos libros nuevos o usados compramos al mes? ¿Hemos terminado de leer siquiera uno de esos libros? Somos campeones en pedirles que lean obras literarias cuando nosotros con las justas leemos esos diarios vergonzosos de s/. 0.50 que pomueven los abortos, la brujería, la prostitución, violencia, etc., y ni siguiera leemos las noticias trascendentes, sino las de espectáculos y las que he mencionado. ¿Qué buen ejemplo damos, no?

Por todo ello creo que es hora de cambiar nuestros viejos paradigmas y prepararnos para enfrentar este reto de revertir la pobreza lectora y escritura en nuestro país. Cómo se dice "manos a la obra" y empezar este proceso por nosotros mismos a través de la investigación que es tan abundante, hoy en dia, en la Internet y en algunas bibliotecas especializadas, y ponerlas en prácticas inmediatamente porque si no somos parte de la solución, somos parte del...

Gracias por leer.

Manuel Urbina

http://lecturatotal.blogspot.com

{
}
{
}

Comentarios LA HORTOGRAFIA EN EL KOLEGIO

Estimado colega:
El debate sobre la ortografía tiene ya mucho tiempo y asombra que todavía haya gente (y peor aún, docentes) que sigan pensando que tal cosa es posible. He leído su post y, como respuesta,  le adjunto (resumido)  un artículo del año 1997 de Mempo Giardenelli.
Jubilación de la ortografía
Mempo Giardinelli
Página/12, viernes 11 de abril de 1997

Desde hace años se sabe que Gabriel García Márquez es un mago capaz de colocar en el cielo de la literatura maravillosos fuegos artificiales (..) La médula es otra cosa. Y en el caso de estas ideas que la prensa ha difundido  me parece que hay mucho de disparate en esa propuesta de «jubilar la ortografía».
Además de ser una propuesta efectista (y quiero suponer que poco pensada), es la clase de idea que seguramente aplaudirán los que hablan mal y escriben peor (es decir, incorrecta e impropiamente). No dudo que tal jubilación (en rigor, anulación) sólo puede ser festejada por los ignorantes de toda regla ortográfica. Digámoslo claramente: suena tan absurdo como jubilar a la matemática porque ahora todo el mundo suma o multiplica con calculadoras de cuatro dólares.
En mi opinión, la cuestión no pasa por determinar cuál regla anulamos, ni por igualar la ge y la jota, ni por abolir las haches, ni por aniquilar los acentos. No, la cuestión central está en la colonización cultural que subyace en este tipo de ideas tan luminosas como efectistas, dicho sea con todo respeto hacia el Nobel colombiano.
Y digo colonización porque es evidente que estas cuestiones se plantean a la luz de los cambios indetenibles que ocasiona la infatigable invasión de la lengua imperial, que es hoy el inglés, y el creciente desconocimiento de reglas ortográficas y hasta sintácticas que impera en las comunicaciones actuales, particularmente Internet y el llamado Cyberespacio.
Frente a esa constatación de lo virtual que ya es tan real, ¿es justo que bajemos los brazos y nos entreguemos sin luchar? ¿Es justo que porque el inglés es la lengua universal y es tan libre (como anárquica), el castellano deba seguir ese mismo camino? ¿Por el hecho de que el cyberespacio está lleno de ignorantes, vamos a proponer la ignorancia como nueva regla para todos? ¿Por el hecho de que tantos millones hablen mal y escriban peor, vamos a democratizar hacia abajo, es decir hacia la ignorancia?
Si las difundidas declaraciones de García Márquez son ciertas, a mí me parece que hay un contrasentido en su propuesta de preparar nuestra lengua para un «porvenir grande y sin fronteras». Porque el porvenir de una lengua (como el porvenir de nada) no depende de la eliminación de las reglas sino de su cumplimiento.
Lo que hay que hacer es mejorar el nivel de nuestros docentes para que sigan enseñando que esos parásitos de la lengua son malos.
Eso por un lado.
Y por el otro está la cuestión de para qué sirven las reglas, y el porqué de la necesidad de conocerlas y respetarlas. No voy a defender las haches por capricho ni por un espíritu reglamentarista que no tengo, pero para mí seguirá habiendo diferencias sustanciales entre «lo hecho» y «lo echo»; y sobre todo entre «hojear» y «ojear» un libro.
Tampoco me parece que sea un «fierro normativo» la diferencia entre la be de burro y la ve de vaca. Ni mucho menos me parece poco razonable la legislación sobre acentos agudos y graves, ni sobre las esdrújulas, ni sobre las diferencias entre ene-ve y eme-be, y así siguiendo, Las reglas siempre están para algo. Tienen un sentido y ese sentido suele ser histórico, filosófico, cultural. La falta de reglas y el desconocimiento de ellas es el caos, la disgregación cultural. Y eso puede ser gravísimo para nosotros, sobre todo en estos tiempos en que la sabiduría imperial se ha vuelto tan sutil y astuta. Las propuestas ligeras y efectistas de eliminación de reglas son, por lo menos, peligrosas.
Precisamente porque vivimos en sociedades donde las pocas reglas que había se dejaron de cumplir o se cumplen cada vez menos, y hoy se aplauden estúpidamente las transgresiones. Es así como se facilitan las impunidades.
Hola, Mariana:

Felicitaciones por estar al día en el tema que involucra el desarrollo de las habilidades lectoras  en los niños lo cual es, finalmente,  lo que como profesores tratamos de  potenciar porque es la base para un escolarización efectiva y agradable.
 
Si partimos de la importancia que tiene el aprendizaje de la lectura para una escolarización óptima, no es posible que -por desconocimiento, no por maldad- muchos profesores se centren en el  aspecto ortográfico cuando sabemos que existen cientos de normas que ni el mismo docente conoce y lo peor es que no conocen estrategias metodológicas para su enseñanza y, entonces,  su didáctica se basa en  "escribir 100 veces las palabras: barco, vivienda, sanción...".  Esta tarea se convierte en una pesadilla y en vez de fomentar un aprendizaje significativo, consigue un repudio hacia el curso de Comunicación que también deberá fomentar la lectura.

Hay profesores muy estratégicos, investigadores y autocrítcos  los cuales merecen mucha admiración, pero lamentablemente no son los que abundan. Entonces, vemos que la mayoría de docentes de los primeros grados del nivel primario, lo que hacen es "mostrar" su labor docente impresionándonos con "cuadernos con una letra muy bonita, con sus dibujitos y pega de láminas, mucho avance, correctoras hasta de los mínimos detalles, etc.". Todo para impresionar y ocultar sus incapacidades que se pueden observar cuando vemos que el niño no comprende lo que lee y tampoco puede escribir un texto simple.

Por eso, desde mi perspectiva, considero que se pierden horas de trabajo escolar al enfocarse solo en la ortografía y en la gramática cuando se deberían realizar actividades para fomentar la lectura y la escritura; como consecuencia de lo anterior podríamos ver cómo los niños mejorar su ortografía desde la misma práctica lectora.

Un abrazo y muchos  éxitos.

Manuel
http://lecturatotal.blogspot.com
Cuando Gabo habla de "jubilar la ortografía"  desde luego que no está diciendo que ella tenga que desaparecer,  porque de lo contrario tendría que reescribir todas sus obras prescindiendo de la ortografía compleja que hace mención.  Su intención va dirigida a que no se debe centrar toda la educación a la parte formal de cómo se escribe, sino a escribirlo ( y dar rienda suelta a su imaginación)  y en ese camino es donde las reglas ortográficas han de aprenderse significativamente.
Desde mi práctica docente he visto cómo  mis alumnitos escriben unas historias maravillosas, dulces, tiernas, curiosas, extrañas, y cómo van adquiriendo el gusto por la lectura y la escritura,  aunque no conocen aún ni en 2% de las reglas ortográficas, porque si primero hubiese buscado que dominen la gramática estructural y las normas ortográficas  es casi seguro que nunca hubiesen sentido el gusto por leer y escribir. Las benditas reglas se aprenden desde la práctica literaria y a través de los años de formación primaria y secundaria, es más, hasta en la universidad enseñan LENGUA I, LENGUA II. Se aprenden con mayor facilidad  las normas  en el camino lector  y no al revés.
Voy a escribirles un fragmento de un cuento de una de mis alumnas, tal como lo escribió, sin las correcciones  que las hacemos cuando las digitalizamos y las compartimos hasta la fase de la publicación:

"...algo muy raro paso con los ojos de Sandra. ¡se volvieron de color azul marino!! antes eran de color negro aparte de eso no fue asi  nomas, cuando estaba alegre eran de color rosado cuando tenia miedo eran de color verde, cuando estaba molesta eran de color rojo y cuando tenia frio de color azul marino y eso la asustaba..."
Yvonne (7)

Como vemos los yerros ortográficos se basan  más en la tildación y puntuación  que en la ortografía de la palabra y eso es como consecuencia de su práctica literaria que va fijando la forma de la escritura de  las palabras, pero al margen de ello acaso no escribe lindo esta pequeña, acaso no está dando muestras de una capacidad de imaginación y creatividad con los cuales podría conquistar el mundo?

No nos asustemos con lo que dice Gabo, al contrario alegrémonos de su gran preocupación en favor de los niños arrinconados por la gramática y la ortografía los cuales  terminan odiando la lectura y la escritura creativa. 

Hasta pronto

Manuel


:-D ;-) ;-) ;-) ;-)
lucerito 02/09/2008 a las 22:33

Deja tu comentario LA HORTOGRAFIA EN EL KOLEGIO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.