Avisar de contenido inadecuado

La gran ostra de los colegios particulares

{
}

Ya es repugnante la actitud de los mal llamados promotores educativos (los que han visto en la educación el mejor camino para dejar de ser pobres de espíritu y comer a expensas de los demás, "por no decir: robar").

En los colegios particulares ya no hay directores  y si los hay solo vienen a firmar los documentos que les exige el Ministerio de Educación, es decir, aparecen una vez al mes o máximos dos. Ahora los promotores se hacen llamar "directores" (y el 99% sin tener siquiera la mínima idea de algunas teorías educativas, como por ejemplo, la teoría de Bruner, es decir, son unos bípedos cavernícolas).

Por ello es que se ven tantas estupideces que para nada tienen que ver con el concepto de educación y es por ello que nuestro sistema educativo figura en los últimos lugares del mundo (hay pruebas internacionales y nacionales a montones para corroborar nuestra desgracia, por si acaso).

Hoy, solo voy  a hablar de los materiales "educativos"  (no libros ni cuadernos ni lapiceros) que todos los colegios particulares les piden a los padres y que deben ser entregados en una caja enorme bien forrada. Supuestamente estos materiales va a sevir para la construcción de los materiales que se van a emplear para la enseñanza de los distintos cursos (aunque, sea el mismo colegio el que debería proveer estos materiales debido a que ofrece un servicio educativo y es su responsabilidad el tenerlo), pero que en la práctica no se cumple para nada.

Esto es un abuso y una desconsideración total: es un robo. Entonces, ¿a dónde van todos estos materiales?

Va a engordar los almacenes de los promotores, profesores y personal vinculado. (Se dan el lujo de mandar materiales educativos para todos  sus sobrinos  e hijos). Se convierten en abastecedores de librerías (lugar donde venden estos materiales)  que se ubican estrategicamente por la  misma zona.

Si no que expliquen que hacen con todos los millares de papel bond que entregan todos los alumnos (se les pide a todos un millar, obligatoriamente). Si son veinte alumnos, son veinte millares de papel, o sea veinte mil hojas y,  jamás, en ningún colegio se han entregado ni el 5% de estas porque cada alumno cuenta con sus respectivos cuadernos y libros de trabajo porque con las justas se usan para las pruebas y algunas  nimiedades más.

¿Qué hacen con tanto papel bond?

Bueno,esto es solo un ápice de lo que piden, ahora veamos la lista completa:

 

 

{
}
{
}

Comentarios La gran ostra de los colegios particulares

me parece denigrante lo que cuentas... aquí en España no sucede así, aunque el sistema español tenga también sus lacras (por supuesto). La enseñanza está cada vez peor, y lo más triste es que los que los pagan los alumnos, mientras que es a ellos a los que deberíamos dedicarnos con tesón, a forjar su futuro, a ayudarles a construirlo. De veras que no lo entiendo
Saludos desde Valencia

Deja tu comentario La gran ostra de los colegios particulares

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.