Avisar de contenido inadecuado

Suspenso en AMOR POR LA LECTURA

14/08/2009

La visita

Faltaban dos minutos para la una de la madrugada.  El maullido del gato se escuchó por quinta o sexta vez. A lo lejos, algún policía hacía pitar su silbato quizá para consolar a la noche o quizá para disimular la soledad y el miedo.   

La noche, como nunca, me pareció muy larga, entonces,  lentamente me puse de pie, dejé mis viejos  anteojos sobre el escritorio y me acerqué a la  pequeña...