Avisar de contenido inadecuado

LAS DOS CARAS DEL ENTRENAMIENTO LECTOR

{
}

La velocidad lectora se mide en función de las palabras leídas en un minuto. Esta velocidad lectora permite una descodificación automática  y todo ello se logra a través de un entrenamiento tanto físico (a nivel ocular) y mental.

El entrenamiento visual abarca una serie de ejercicios para estimular  los seis músculos que dirigen el movimiento de nuestros glóbulos oculares y de esta manera podemos aprender a leer ampliando nuestro campo visual y  en poco tiempo resulta fácil hacer fijaciones que abarquen dos o más palabras sin que ello nos lleve a perder detalles  grafemicos de los vocablos.

El Entrenamiento mental es la otra cara de la misma moneda. Nuestros ojos perciben grupos de palabras de una sola fijación  y como si fuera una cámara fotográfica dirigen  esta información mediante el nervio óptico hasta la región occipital del cerebro en donde cientos de neuronas procesan la información y se produce la comprensión o construcción de significados.

Sin este entrenamiento leemos de la manera tradicional, o sea, miramos una sola palabra (o un segmento de ella) y la señal es llevada al lóbulo occipital para que muy pocas neuronas procesen la información y se genere la comprensión si antes no hubo desconcentración y se tenga que volver a leer.

Con el entrenamiento es fácil leer comprensivamente decenas de páginas y uno se siente bien al recoger  la información valiosa de los textos.

Sin el entrenamiento leer es sumamente tedioso y se realiza por obligación.

- Entonces, ¿quieres entrenar tus ojos y tu mente?

- Es fácil: haz un curso de lectura veloz o búscate un programa gratuito del mismo en internet como los que aparecen en esta página y empieza a  potenciar tu competencia lectora.

 

Gracias por leer

 

Manuel Urbina

{
}
{
}

Deja tu comentario LAS DOS CARAS DEL ENTRENAMIENTO LECTOR

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.