Avisar de contenido inadecuado

Una casita en el árbol

{
}

Esta semana mi hija Yvonne (8) y mi sobrina Fátima (7) estrenaron la casita en el árbol. Nunca pensé que les iba a gustar tanto, a tal punto que estuvieron en ese lugar mágico casi todo el día del sábado y domingo. Subieron sus muñecas, sus diarios, sus libros y tuvieron como invitados a Presidente y Cimarrón, dos gatitos hermosos.

Verlas felices nos llenó de felicidad y entendimos que los niños necesitan un espacio para que se reencuentren con ese mundo lleno de fantasía que todos algún día soñamos. Las veíamos -sin que ellas se dieran cuenta- cómo hacían hablar a sus muñecas y cómo creaban diferentes situaciones tan llenas de imaginación, creatividad y de buen gusto.

Estas dulces imágenes me hicieron recordar aquellos días de mi niñez cuando junto a mis hermanos construíamos autos de carrera con bloques de ladrillos, trozos de madera y cosas que sacábamos de la cocina y de cualquier lugar de la casa. Con qué pasión conducíamos nuestros bólidos aunque ellos no se movían ni un centímetro, pero era tan maravilloso estar allí rugiendo al máximo y hacer movimientos acrobáticos. Ya por la noche, en mis sueños, ganaba la carrera.

Los adultos tenemos nuestro espacio de adultos y nuestros niños también necesitan tener el suyo; por ello, cuán importante es crearles un pequeño espacio en la casa, puede ser en el patio, en el jardín o en esa esquina a la que hemos convertido en un depósito permanente. También es bueno, en esto creo que todos estamos de acuerdo, salir con ellos al parque de diversiones, a la playa, al cine, a las ferias, a la casa de los familiares, etc., y pasarla bien.

Quizá este tema no esté relacionado con la LECTURA, pero quise compartir esta enorme alegría y esta sencilla reflexión con ustedes. Mil disculpas si dije más de lo que debía decir.


Gracias por leer

Manuel Urbina

{
}
{
}

Deja tu comentario Una casita en el árbol

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.